EL FAVOR DE DIOS

EL FAVOR DE DIOS

Job 29:2-5, "¡Quién me volviese como en los meses pasados, como en los días en que Dios me guardaba, cuando hacía resplandecer sobre mi cabeza su lámpara, a cuya luz yo caminaba en la oscuridad; como fui en los días de mi juventud, cuando el favor de Dios velaba sobre mi tienda; cuando aún estaba conmigo el Omnipotente, y mis hijos alrededor de mí...!"

Job está pasando por un tiempo de sufrimiento intenso y recuerda los días en que la bendición de Dios estaba sobre él. ¡Qué hermosa descripción nos relata! No puede haber mayor bendición que tener a nuestros hijos a nuestro alrededor y la presencia de Dios llenando nuestro hogar. Eso parece ser el cielo en la tierra, ¿no le parece?

¿Cuál es el “favor de Dios”? La palabra hebrea para “favor” es sod. Tiene diferentes significados, pero todos similares - un grupo de amigos íntimos que comparten acerca de asuntos confidenciales, una conversación entre amigos, un sillón, almohada o cojín, una persona conocida, el consejo del Señor. Es la misma palabra usada en el Salmo 55:14, "Que juntos comunicábamos dulcemente los secretos (sod), y andábamos en amistad en la casa de Dios." Por tanto, podemos ver que el “favor o secreto de Dios” en el hogar de Job no era otra cosa sino la presencia íntima de Dios. Era como si el Señor estuviera sentado en algún sillón o sofá-bajo (como se acostumbraba en aquellos tiempos) teniendo comunión con Job, dándole consejos y contándole sus secretos. Habla de una relación íntima entre ellos.

¿No anhelas tú una relación así? Job perdió esta relación por un tiempo cuando Dios le dio permiso a Satanás de atacarlo, pero no fue por mucho tiempo y todas las bendiciones de Dios fueron restauradas al doble.

Veamos otras traducciones:

 

Nueva Versión Internacional: "a quién me unía una bella amistad, con quien convivía en la casa de Dios."

Biblia Latinoamericana: "a quien me unía una dulce amistad; juntos íbamos a la casa de Dios en alegre convivencia.”

Dios Habla Hoy: "mi más íntimo amigo, con quien me reunía en el templo de Dios para conversar amigablemente, con quien caminaba entre la multitud.”

Biblia de las Américas: “nosotros que juntos teníamos dulce comunión, que con la multitud andábamos en la casa de Dios."

¿Cómo llega Dios a nuestras vidas? Por medio de su Espíritu Santo. ¿Pero recuerdas lo fácil que es contristar al Espíritu Santo? Se le compara a una paloma a la cual se “le asusta” fácilmente y el pecado le hace alejarse. Dios quiere que nuestros hogares sean un lugar secreto de favor e intimidad. Para poder mantener en nuestro hogar la hermosura de Su prolongada presencia, necesitamos protegerlo de la crueldad e impiedad del mundo de afuera. Debemos proteger nuestros hogares de la fealdad del pecado, de las lluvias del engaño y del vicio, de los vientos hirientes de la aspereza y de las contiendas que nos lastiman, y de los relámpagos deslumbrantes de la mundanalidad.

Un hogar deja de ser un hogar cuando permitimos que las tormentas ocurran dentro del mismo. Podrá tener techo y paredes pero no se le podrá llamar un hogar. Un hogar es un albergue, un lugar de refugio de la tormenta, ¡un santuario! Y un lugar para la íntima amistad de Dios.

Tal vez has permitido tormentas en tu hogar. Nunca es tarde para reparar el daño, para construir muros fuertes de protección y para mantener fuera a los elementos que quieren invadir el hogar. Dios ama sanar y restaurar. Él quiere ayudarte a hacer de tu hogar un refugio fuerte que no sea vulnerable a las influencias externas.

Haz de tu hogar un refugio secreto, escondido del mundo.

por NANCY CAMPBELL

ORACIÓN:
"Oh Señor, anhelo tu presencia prolongada en mi vida y en mi hogar. Por favor, entra en mi hogar y llena todas las habitaciones con tu presencia. Quiero que seas un huésped familiar en mi hogar. Te doy la bienvenida y te invito a sentarte en algún sillón para que tengas comunión conmigo. Te pido que nos acompañes a la mesa cuando comamos como familia. Amén.

AFIRMACIÓN:
Ahora veo mi hogar como un lugar de seguridad y refugio para mi familia. Mantendré fuera de mi casa todo lo que contriste al Espíritu de Dios.

A muchas mujeres les gusta guardar estos artículos. Los imprimen y los conservan en alguna carpeta para leerlos en repetidas ocasiones. Algunas los imprimen y colocan en la puerta del refrigerador con imanes para leerlos durante la semana.
Si crees que otras personas se pueden beneficiar de estos artículos pueden suscribirse enviando un correo en blanco a la siguiente dirección electrónica: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Above Rubies Address

AboveRubies
Email Nancy

PO Box 681687
Franklin, TN 37068-1687
Phone Toll Free in USA: 877-729-9861
Or  Phone : 931-729-9861
Office Hrs 9am - 4pm, M - F, CTZ