Un Nuevo Enfoque para la Educación en el Hogar


Por Pat Wesolowski

¿Lograste las metas académicas que te propusiste el año pasado? ¿Están tus hijos avanzando exitosamente bajo tu tutela en un hogar lleno de gozo y paz? ¿O estás tú, como muchas otras madres que educan en el hogar, algo insatisfecha con todo lo que es la experiencia de educar en el hogar? Si tu respuesta fue afirmativa a la última pregunta, ¡entonces tengo buenas noticias para ti! Hay una manera maravillosa de enfocar la educación en casa que es menos estresante y más satisfactoria de lo que pudieras imaginar. Si estás dispuesta a hacer unos pocos cambios en tu vida entonces sigue leyendo.

Hace veinte años la educación en el hogar era vista como cosa rara pero con el continuo declive de la educación oficial o pública en la preparación de los jóvenes para la vida, la educación en casa se ha convertido en una alternativa más popular. Ahora me parece percibir un cambio nuevo en la opinión pública. Hay mamás que consideran la educación en el hogar pero que cambian de opinión después de ver las cosas más de cerca. ¿Por qué pasa esto? Lo que estas mamás observan en las vidas de otras mamás que educan en el hogar es una vida estresante, innumerables horas como chofer en el automóvil llevando a los niños de aquí para allá, o lo contrario, esclavas en su casa que no pueden ni salir a tomarse un café con las amigas, una mesa del comedor llena de proyectos, una casa desorganizada, y sin tiempo, al final del día, para sus maridos o para servir a otros. Y esto sin siquiera mencionar que la mayoría de las mamás que educan en el hogar han puesto sus propios intereses, proyectos o pasatiempos en la repisa, lo han dejado para “después” mientras se ocupan en estos años de educar en casa. Yo también estaría de acuerdo. Si esta fuera la vida que se me ofreciera, me sería difícil mostrar entusiasmo por la educación en el hogar.

La primavera pasada mi esposo y yo tuvimos el privilegio de participar en diez seminarios a lo largo de la Florida, presentados por el Equipo de Cosmovisión de la universidad Bryan College y Ministerios Cumbre de Tennessee. Hablábamos por separado con los papás y con las mamás ofreciendo sugerencias acerca de cómo integrar un pensamiento de la cosmovisión o visión del mundo con las metas de la educación en el hogar.

Muchas madres que educan en el hogar separan los asuntos académicos de las cosas espirituales; excepto cuando enseñan la Biblia como otra materia. La mayoría de los padres ven la escuela como algo que comienza y termina en períodos específicos del año. El aprendizaje nunca debe limitarse a ciertos períodos en el año. Mi sugerencia para usted es que haga un “borrón y cuenta nueva” y comience con un nuevo enfoque su escuela en casa.

¿Qué nos dice la Biblia acerca de la crianza de los hijos y de la enseñanza? Deuteronomio 6:7 dice que debemos de enseñar diligentemente a nuestros hijos cuando estemos sentados en la casa, cuando vayamos de camino, cuando nos acostemos y cuando nos levantemos. Lo que se nos pasa a muchos de nosotros es la implicación en este versículo de que debemos aprovechar toda oportunidad como un momento para enseñar. Con esto en mente, ofrezco las siguientes propuestas: 

Cambio No. 1

Considera todo momento en la vida como una oportunidad para enseñar. No fijes períodos para comenzar y terminar el ciclo escolar. Cría hijos que deseen continuar aprendiendo durante toda la vida y que lo puedan hacer de manera independiente; de lo contrario, serán jóvenes que soportaran el año académico pero estarán esperando el momento en que se termine la escuela. De esta manera no estarás limitada por el ciclo escolar y contarás con más días para educar a tus hijos, así agradarás a Dios y te será menos estresante que antes. 
El Salmo 1 dice que el hombre será bienaventurado si se mantiene alejado de los impíos, de los pecadores y de los escarnecedores. ¿Habrás inscrito a tus hijos en programas que niegan este mandato bíblico? ¿Te la pasas corriendo de un lado a otro tratando de que tus hijos participen en más y más actividades extracurriculares?

Cambio No. 2

A la luz de las Escrituras es necesario evaluar cada una de las actividades que toman tiempo y dinero de la familia, y que además pueden poner a alguno de tus hijos en una situación de peligro espiritual. Cuando Dios da un niño ciertos dones o talentos, Dios revelará estos dones y talentos en el momento apropiado para que puedan ser usados para su gloria. Y esto sucederá sin que tengas que gastar una cantidad desmesurada de tiempo y dinero; de manera que esto les permitirá vivir una vida más simple, juntos como familia. Todos nuestros hijos tienen singularidades dadas por el Creador; cada uno con diferentes talentos, dones y pasiones. De hecho, a diferencia de las escuelas tradicionales que “cortan a todos los niños con el mismo molde” nosotros no vamos a estar entrenando a nuestros hijos para una misma vocación. 
No todos los graduados de las universidades tienen éxito en su profesión. Muchos tienen trabajos que no corresponden con su profesión. También hay muchos adultos exitosos que nunca terminaron una educación formal, por ejemplo, el fundador de los restaurantes McDonalds, Ray Kroc, nunca terminó la preparatoria. Muchos niños y jóvenes educados en el hogar están sujetos a la esclavitud de un sistema que les dice lo que deben de saber y cuando lo deben de aprender. Sin embargo, este sistema consistentemente fracasa en producir algo admirable. Si el mundo está en enemistad con Dios, ¿no indica esto que nuestras metas y métodos para entrenar a nuestros hijos deben ser diferentes?   

Cambio No. 3

Comienza y termina con la meta de enseñar a tus hijos a conocer, amar y servir a Dios. Si nuestros hijos están andando con Dios y si sus corazones tienen como propósito agradarle, entonces no tendremos que preocuparnos por las decisiones que tomen. Los materiales académicos y los currículos son solamente herramientas que nosotros podemos usar para preparara a nuestros hijos para que lleguen a ser hombres y mujeres que agraden a Dios. 
Si estás llegando a la conclusión de que no le doy importancia a lo académico me parece que entonces debo hacer una aclaración. Mi esposo y yo damos una importancia elevada a lo académico. Pero nuestras metas académicas están sujetas a conocer y amar a Dios y servir a nuestro prójimo. Además creemos que estas metas pueden lograrse en un ambiente natural y amigable para la familia. Algunas profesiones pueden requerir de un entrenamiento más allá del que se pueda impartir en un hogar (neurocirujano, etc.) pero generalmente esta es la excepción más que la norma.
Queremos criar hijos que sean luz y sal en este mundo oscuro. Queremos que sepan en que creen, por qué lo creen, y que sean capaces de defender y compartir estas creencias con aquellos que no tienen esperanza de vida eterna. Queremos que amen aprender y se conviertan en individuos que continúen aprendiendo a lo largo de la vida y por sí mismos. Por estas razones hemos desarrollado una filosofía de la educación que incluye una metodología que es exitosa y es libre de estrés. Nuestras metas incluyen lo siguiente:  

1. Enseña las verdades de la palabra de Dios.
Asegúrate de que entiendan que son pecadores necesitados de un Salvador y que reciban a Jesús como su Salvador personal. Comienza y termina cada día en la presencia de Dios. Memoricen las Escrituras y anima a la obediencia completa a la palabra de Dios. Se ejemplo y modelo de obediencia a la palabra de Dios en tu hogar. Enséñales a ser como los discípulos de Berea (Hechos 17:11)  y a ver todo a través de una perspectiva Bíblica. Basa toda discusión, toda decisión, y toda meta en la palabra de Dios. Cuando parezca que la Biblia no habla de algún tema en particular, anímales a ir a Dios y pedir sabiduría con respecto a las decisiones que se tengan que tomar. 

2. Anima la curiosidad investigativa.

Construye un ambiente que haga el aprendizaje emocionante, divertido y gratificante. La curiosidad más la información llevan al aprendizaje, mientras que la información sin aplicación lleva a la frustración.  

3. Enseña como encontrar, verificar y usar información cuando se necesite.
Asegúrate de enseñar habilidades investigativas, pues son necesarias para producir personas que continúen aprendiendo a lo largo de la vida, no obstante esta habilidad muchas veces queda fuera de las páginas de los currículos. La información está siendo diseminada a una tasa increíblemente rápida. Aún Einstein dijo: “Para que llenar mi mente con información que se encuentra en la punta de mis dedos.” Cuando a nuestros hijos se les pide información que no conocen, les hemos enseñado a responder: “No había necesitado de esa información hasta ahora, pero sé como encontrarla. ¿Quiere que la busque y luego regrese con usted?”   

4. Enseña como comunicarse tanto oralmente como por escrito.
Nosotros queremos que nuestros hijos estén siempre preparados para responder sobre cualquier tema, pero particularmente en cuestiones de fe, que puedan compartir con otros lo que creen de manera inteligente y articulada (1 Pedro 3:15).  

5. Enfatiza la importancia de vivir la palabra de Dios.
Su estilo de vida debe producir preguntas y conversaciones acerca de temas eternos. No es difícil en esta época en la que vivimos que otras personas se fijen en nuestros hijos. Los niños y jóvenes que visten con modestia, son obedientes y respetuosos sobresaldrán entre los que se visten de manera inmodesta, tienen malos modales, son egoístas y, que da tristeza decirlo, son aceptados como la norma actual. Si criamos hijos que son ejemplo de excelencia académica pero que tienen poco interés en conocer y servir al Señor y a los demás, entonces tal vez tengamos que reconsiderar nuestra definición de lo que es ser exitoso y hacer una revisión de nuestras metas como educadores en el hogar. Después de todo nuestros hijos son el mensaje que estamos enviando a un futuro que nosotros no veremos. Asegurémonos de que estén bien equipados para llevar “el” mensaje.  

Don y Pat tienen nueve hijos con edades entre 6 y 24 años. Pat ha escrito varios libros para educadores en el hogar entre ellos la popular serie para enseñar técnicas de investigación “¡Información, Por favor!”

Pasan tiempo entre Tallahassee, Florida y Dayton, Tennessee
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Tomado de la revista Above Rubies, julio 2004, No. 61

Usado con permiso

Above Rubies Address

AboveRubies
Email Nancy

PO Box 681687
Franklin, TN 37068-1687
Phone Toll Free in USA: 877-729-9861
Or  Phone : 931-729-9861
Office Hrs 9am - 4pm, M - F, CTZ